lunes

¡No Se Deje Robar!, Parte 2

En el post anterior se hablaba de algunas de las formas de atraco o robo callejero, para no ser tan larga la cháchara decidí hacerlo en dos contados, para que usted querido residente de la ciudad de Bogotá esté pendiente y cuide sus cositas, recuerde que los genios de la corte constitucional dejaron sin piso legal la ley de pequeñas causas, así que si usted lo roban solo le queda una opción AULLAR.

Para que no le pase a usted aquí va la segunda parte con las modalidades más utilizadas en la ciudad y ojo ¡no se deje robar!

3. El Quietos: Esta es la más usada, usted será cercado por dos ñangas, que a lado y lado, le harán sentir su halitosis de calentado y el huevo cocido (fuente primordial de obtención de energía para su trabajo), uno de ellos siempre precederá con un 100 pesos mono, o venga le digo, luego se despachara con toda clase de atropellos y le dirá aquella enfermedad venérea tan conocida por todos los colombianos, por lo general abrazan a la víctima o lo sujetan de alguna parte de sus ropa, mientras le acercan un elemento corto punzante de dudosa asepsia, mientras su compinche, aplica los puntos mencionados en el post anterior.

Es el más sorpresivo y traumático de todos, después de un quietos usted estará por lo mínimo seis meses contándole a todo el mundo “ si sabe que me robaron” y narrará con lujo de detalles como fue, la cara del tipo, y que usted pensó en un momento cascarle pero que se acordó de su mamá entonces mejor evitó, éste sucede en lugares oscuros y pocos transitados, siempre será abordado por dos o más garbimbas que lo intimidarán durante el atraco sobre lo que le puede suceder a su integridad con palabras como “ saee queeee se muuuuueveeeeeeeee y la de rechuzo que se lleva piroo...., entre otras, es importante que en estas situaciones no vaya hacer algo lo suficientemente estúpido que lo lleve a arrepentirse, antes de transitar por cualquier lugar dele un pequeño escaneito a la zona, si le da mala espina es porque hay algo malo y es mejor dar una vuelta larga que entrar en la boca del lobo, si observa, gorra, cachucha o buzo de la marca Saeta, Puma o Marathon, es porque definitivamente es un posible atracador, camine siempre por la mitad de calle, de esta manera tendrá mayor rango de movilidad en el caso de salir corriendo e impedirá que lo lleven hacia la pared o lo arrinconen, si observa que se acercan hacia usted actué como loco mande puños al viento, y patadas mientras dice "déjeme sano diablo hijo de puta", pensaran que está trabado y no le harán nada, evite caminar a altas horas de la noche, arme combos de amigos cuando salga, así hagan bulto; cuando espere el bus mire siempre quien se encuentra detrás suyo, antes de cruzar un puente peatonal de nuevo realice la búsqueda de cachuchas… o pase por debajo de este ¡con cuidado!
Tenga cuidado en esta calle, aqui roban por dentro y por fuera es una de las más peligrosas.


4
. La Me dejaron sano: Esta es digna de todo aquel que hizo un buen décimo grado, opera de la siguiente manera, usted cancela con tarjeta en cualquier almacén, se la reciben, le dicen que marque la clave, luego le piden que marque de nuevo y ¡zas! Ahí se la clonan, cuando reciba su factura de mes usted habra comprado jeans blusas y otras cosas que usted no necesita pero que si pagó. otra modalidad es en los cajeros automáticos, ellos lo arreglan para que se le quede atorada su tarjeta, usted insiste y no la puede sacar, cuando usted se aleja para poner la queja ellos caen o se hacen pasar por funcionarios le dicen que digite la clave, que vaya a la oficina y adiós a sus ahorros. otra modalidad es con los billetes usted cancela con uno de alta denominación y la banda delincuencial se lo cambia por uno falso. Para que no le pase a usted firme su tarjeta débito o de crédito al respaldo de la misma, visite lugares reconocidos, (aunque estos son donde más actúan), revise el cajero automático antes de introducir su tarjeta y lea las recomendaciones que se encuentran en cada uno de estos y sobre todo cuando cancele con billetes de alta denominación y le tengan que dar el 80% de vueltas memorice los últimos 2 dígitos de los mismos.

Si aplica estas sencillas normas tal vez lo roben de otra forma, yo las recomiendo y garantizo porque las he aplicado a lo largo de estos 2 o 3 años que he estado en el centro de la ciudad y me han dado buenos resultados, así que mucho ojo; despiertos y ¡en la juega mijo!.

4 comentarios:

noesloquecrees dijo...

Que nota eso de la calle más peligrosa del país, donde roban por fuera y por dentro.
Habrá alguna forma de 'no dejarse robar' en esa calle????

DoctoraCapital dijo...

Ah, a mi una vez me hicieron un "quietos", y lo mas triste es que había un pelagatos a dos metros cortando el pasto con una guadañadora. Pero el buen hombre no fue capaz de amenazar con su letal herramienta, se limitó a cortar el pastico mientras veía como me amenazaban con un vidrio de botella.
El cafre me robó hasta lo del bus, y el torpe de la guadaña no fue capaz de nada. -___-

nightwriter dijo...

Yo recuerdo que una vez en la Décima esperando el bus, una loca me hizo la del "quietos" solo que me amenazó no con un vidrio ni con un cuchillo, sino con un palo untado de mierda. No se como hice pero inmediatamente me monté en un bus cualquiera y dejé a la loca viendo un chispero.
Muy pocas veces funciona tener cojones y huír,pero muy pocas...

Tomás dijo...

Me ha gutado mucho el post, me atrevo a postular una forma nueva de robo, especial del centro de Medellín:
El sujeto se aproxima y dice que es de las AUC, que le muestre documentos. Usted saca la billetera, él mira si usted tiene dinero y se lo quita.
Nota: fui víctima, pero obviamente la billetera estaba vacía. Tuve suerte, pero ahí quedan advertidos.
Saludos desde Don Blog Pérez.