viernes

El valor de un Gracias

Hace algún tiempo me encontré con una profesora de la facultad y en una actitud bastante caballerosa y servil, le lleve sus libros y la acompañe hasta el sitio donde compartía su clase, en ese pequeño trayecto se dio la siguiente conversación:

Profesora: Yara sabe que carolina me dijo que usted tenía un texto mío que ella le presto para su trabajo.

Yo: hay profe precisamente aquí lo tengo, ya se lo paso…, busque en mi mochila por espacio de un minuto, intentado coordinar escarbada, caminada, fuerza en el brazo izquierdo sosteniendo libros de profe, hombro derecho inclinado equilibrando mochila… hasta que encontré el libro y dije: aquí esta, mire profe y se lo entregue.
Cuando llegamos al salón me dijo

P: mirándome fijamente a los ojos, me sorprenden los jóvenes de hoy, uno les hace favores y nunca dicen gracias… pero bueno, gracias por su compañía hablamos después.

Luego cerró la puerta y sentí como mi cara se ponía roja, me rasque la cabeza e intente decir aquella frase que no le dije antes y que sonaría de cajón…

Tiempo después, en la celebración de sus cumpleaños tuve la oportunidad de escríbirselo en letra grande, pá que no se le olvidara.
Hoy deseo decir exactamente eso a mis padres, hermanos, compañera, Lala y a los que me han rodeado, pero sobre todo a él, no a las fotografías sino a su mensaje.
Gracias

1 comentario:

ELECTRA dijo...

Yara:

Gracias por este mensaje tan sencillo pero muy diciente. Seguiré tu ejemplo.

Electra.