sábado

Historias de aquí y de allá: El Libertador

Esta historia me la contaron mientras realizaba una pequeña travesía en el departamento de Nariño narrando algunos cuentos. Recuerdo que era un viernes por la tarde. Al terminar mi presentación, bajé de la tarima, bebí un poco de agua, y mientras me cambiaba la camiseta, una señora de unos 50 años, con ese acento tan agradable que tienen los pastusos, se me acercó y me dijo:
- Joven, qué buenos cuentos; muy entretenidos.
- Gracias, mi señora.
- Sin embargo le tengo una historia mejor. Se la cuento, pero me promete que la cuenta así como la de ahorita.
Yo me disponía a echarle el carretazo de lo complicado que era montar una historia y la vaina pero quizás aquella menuda mujer lo único que quería era que la escucharan.
Este fue el delicioso cuy que almorcé ese día, mmmmm
- Soy todo oídos, me atreví a decirle.
- Pues la historia es bien simple. Usted sabe que a los pastusos siempre se nos ha considerado brutos, pero mucha gente desconoce el porqué de esa afirmación.
El tal Bolívar ese… el Libertador, nos tenía bronca porque los antiguos pobladores apoyaban al rey de España. Pero me contaba mi abuela
(la de ella) que todo era mejor bajo ese régimen: las difíciles vías para entrar, no dejaban llegar nada de la capital, “ni chismes”, (se sonrió mientras mostrando una caja de dientes bastante usada); lo único que llegaba era mercancía de Buenaventura y el comercio ahí medio funcionaba. Pero, cuando empezó todo eso de la campaña libertadora y el cuento, las noticias llegaron tarde; lo que no tardó en llegar fue ese ejército libertador, que según dicen, parecía una plaga de langostas; arrasaban con todo, ganado, gallinas y mujeres, sobre todo eso. Las pobres, que en ese tiempo habitaban estos lares, sufrieron las consecuencias y pagaron los platos rotos. El hambre de sexo y comida de esa chusma era insaciable, por eso, los pastusos se levantaron contra el ejercito libertador y se crearon guerrillas y demás. Sobre todo el depravado ese del Bolívar (palabras textuales) ¿sumerced sabía que no murió de tuberculosis, como dicen los historiadores? Murió de sífilis. Como le gustaba tanto aquello… viejo cochino.

Luego de terminar el relato, me quedó mirando, buscando un gesto de aprobación. Yo solo me atreví a decir:

-¿De sífilis?
-Si, de sífilis, respondió ella.
- Vea usted qué interesante. Listo, yo veo qué puedo hacer
- ¿Pero seguro que algún día lo va a contar?.
-Sí, sí, algún día.

He comparado algunos datos sobre el hecho y puede ser posible, tal vez ustedes conozcan algo sobre esta historia. En algunas ocasiones, el saber popular es más fiel que el acomodado histórico. Ahí les dejo la inquietud, ya que la cosa no ha cambiado mucho; yo por mi parte solo me limito a cumplir con una promesa.

5 comentarios:

Tomáz dijo...

Hola Yara, la verdad es que la historia es bien cautivadora, y sé que es cierta hasta lo de la sífilis.
Yo opino que si ese fuera el caso, Manuelita Sáenz también tuvo que haber sido víctiva de la sífilis, y según cuenta la historia ella murio por una epidemia de difteria que afectó a jamaica, donde estaba exiliada.
Pero por otra parte, si uno analiza lo que hacen los del ejército en los pueblos, no es muy reforzado en cuento de la sífilis.
Saludos.

gurzaf dijo...

Yo también considero que puede ser viable, es decir de Bolivar he escuchado muchas otras cosas, que no son para nada agradables, pero para muchos creo que no vale la pena dañar la imagen de ese señor que nos 'liberó', pero bueno, que más da... no hay nada que podamos hacer al respecto... o si?
Saludos!

Nightwriter dijo...

si Yarita, esa historia yo ya la había escuchado, aparte que el libertador era un pipíloco total!!!

pero la historia ya está escrita y ante eso, nadie sabe la verdad absoluta, eso está en la tumba de la época emancipadora....

Saluditos!!!

El peregrino dijo...

Gracias Yara por ayudarme a desenmascarar al granuja de Bolívar a quien hemos divinizado y convertido en héroe. ¡Larga vida al rey y a los pastusos! xD

Yara dijo...

Tomaz: tine toda la razón Tomaz, no cabe duda que algún legado habrá dejado el ejército libertador, a nuestro glorioso ejército actual, ¿Cuántos falsos positivos al igual se habrán inventado?

gurzaf : ¿nos libero?, ¿de qué? , será de que esta vez la barbarie quedara en casa, porque todo siguió igual, antes peor, porque esta vez se jodian pero entre compatriotas.
Jejeje, me hace acordar del capítulo “Jeremías Springfield” de los Simpson, bueno tal vez lo único que intentamos hacer es darle alguito de importancia a las víctimas.

Nightwriter : bueno entonces que esto sea en memoria de las víctimas.

El peregrino: Amen.